Beneficios de las fresas

 

 

Reducen el riesgo de ataque al corazón

 

Reducen el riesgo de ictus

 

 

Fresas contra el cáncer

(más…)

 

CUANDO TE ENOJAS ¿QUÉ LE PASA A TU CUERPO?

El cerebro es el primero en detectar y procesar cualquier tensión. Millones de fibras nerviosas preparan al cuerpo ante cualquier peligro y liberan en el torrente sanguíneo sustancias químicas como adrenalina, noradrenalina y cortisol que inyectan energía por unos minutos hasta elevar la presión sanguínea, el ritmo cardiaco y la respiración. El estrés que se vive durante el enojo daña las neuronas, lo que afecta los  mecanismos de atención y la memoria.

 

 

 

DESCUBRE PORQUÉ LOS CAMBIOS DE HUMOR Y SUS CONSECUENCIAS EN NUESTRO CUERPO

 

La frecuencia cardiaca promedio de 80 latidos por minuto puede elevarse a 180 en un momento de furia, pues el cuerpo se pone en estado de alerta y, por lo tanto, demanda más sangre.

 

 

Por ello, una persona que se disgusta constantemente tiene mayor riesgo de enfermedades cardiacas, la ira demanda mayor oxígeno y en consecuencia acelera la respiración. Por ello, las personas que experimentan enojo frecuentemente su capacidad pulmonar y están expuestos a más problemas respiratorios. La tensión provoca que se contraigan las venas y crece el número de células grasas en ellas, lo que incrementa el colesterol malo.

Al enojarse se producen demasiados ácidos gástricos, lo que llega a provocar ulcera o reflujos, También se incrementa el apetito. Cuando te enojas la presión sanguínea se incrementa lo que eleva el riesgo de ataque al corazón o derrame cerebral.

SI DESEAS CONTROLAR TU ENOJO: respira profundamente tres veces. Cambia de ambiente, Reconoce porque estas enojado, Piensa que la situación es temporal, Controla la tensión muscular, Deja ir lo que esta fuera de tu control, Recuerda cosas positivas, Ríete, Escucha música agradable, Practica ejercicio constantemente, Acude con un especialista si tu enojo esta acumulado por experiencias negativas pasadas.

Reprimir el enojo no es la mayor opción, pues más tarde puedes descargarlo con actitudes negativas y contra otras personas, además que dejarlo dentro de ti puede causar hipertensión o depresión.

 

Beber cerveza de forma moderada y diaria puede ser beneficioso

Chica bebiendo cerveza. La cerveza sólo aporta 84 kilocalorías de las 2.000 que necesita una mujer al día.

La cerveza es una bebida cuyos ingredientes son, en su gran mayoría, de procedencia natural: agua, cereal malteado y lúpulo. Además, contiene una serie de nutrientes como pueden ser la vitamina B, vitamina D, minerales, fibra, polifenoles, antioxidantes o hidratos de carbono. El aporte calórico de una caña de cerveza es mínimo, pues sólo consta de 84 kilocalorías, una muy pequeña parte comparada con la cantidad recomendada diaria de 2.000 calorías para mujeres y 2.500 para los hombres.

Todas estas propiedades beneficiosas de la cerveza vienen recogidas en el reciente estudio Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricional de la dieta y tipo de hábitos alimentarios, elaborado por Rosa María Ortega, Catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, y Lluís Serra Majem, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y Presidente de la Academia Española de Nutrición.

El artículo explica que la cerveza puede incluirse en una dieta habitual sin que esta sea perjudicial; es más, incluso puede resultar beneficiosa. El estudio realiza una comparativa entre los hábitos dietéticos de adultos con edades comprendidas entre 18 y 50 años, y los resultados muestran que aquellos consumidores habituales de cerveza de forma moderada (unas dos o tres cañas al día) cuentan con una alimentación diaria más cercana a la recomendada por los expertos que los que no consumen esta bebida.

Los nutrientes que incluye la cerveza también contribuyen de manera positiva sobre el organismo, especialmente los antioxidantes y las isohumulonas, que entre otras funciones, regulan la concentración sérica del colesterol. La presión arterial, por otra parte, no variaba entre las personas que bebían cerveza habitualmente de las que no.

Las personas que participaron en el estudio también presentaron diferencias en cuanto a su masa corporal: aquellos que consumían cerveza de manera moderada y diaria tenían una composición corporal más adecuada que los que no toman, especialmente en el caso de los hombres, que mostraron menor circunferencia de cintura y porcentaje de masa corporal.

El alcoholismo ya no es cosa de hombres

Las mujeres ya beben tanto alcohol como los hombres

Alcoholismo antes de nacer

 

 

Las mujeres son tan alcohólicas como los hombres. Así lo detalla un análisis publicado en la revista British Medical Journal. El estudio, que abarca más de un siglo de recogida de datos, muestra cambios evidentes en la tendencia de consumo de alcohol entre hombres y mujeres, con especial impacto sobre la población más joven.

Si bien históricamente el hombre ha tenido consumos de alcohol muy superiores a los de las mujeres, el estudio revela datos que equilibran la balanza del alcoholismo. Antes de conocer los resultados del análisis, las cifras situaban al hombre 12 puntos porcentuales por encima de la mujer. Sin embargo, los datos recabados estudiando 68 investigaciones realizadas en distintos lugares del mundo informan de un descenso progresivo del 3,5% en la brecha de género, que se ha intensificado a partir de 1966.

Los investigadores, pertenecientes al Centro Nacional de Investigación de Alcohol y Drogas de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), usaron estudios publicados entre 1948 y 2014. El objetivo: analizar los índices de alcoholismo de una muestra de más de cuatro millones de personas nacidas entre 1891 y 2014. Un período demasiado extenso para el que han tenido que contar con 11 criterios indicadores agrupados en tres grandes categorías: cantidad y frecuencia de consumo sin motivo específico; cantidad y frecuencia de consumo de alcohol por causas externas (factores psicosociales) y perpetuidad e impacto de los daños derivados del mismo.

El estudio muestra que los hombres nacidos entre 1891 y 1910 tenían más del doble de posibilidades -2,2 veces más- de tener un consumo de alcohol dañino para la salud que las mujeres de esa misma edad. Sin embargo, estas cifras disminuyeron hasta la práctica paridad -1,1 veces más los hombres- de los nacidos entre 1991 y 2000. La brecha de género se ha visto reducida en todas las categorías de consumo de alcohol y daños derivados del mismo.

Además, entre los 42 estudios realizados, la inmensa mayoría revelan un mayor índice de alcoholismo en las mujeres nacidas después de 1981 ya registraron mayores cifras que los hombres. «Nuestros resultados obligan a llevar a cabo programas de prevención e intervención para reducir mundialmente las cifras de alcoholismo y los daños derivados de su consumo, sobre todo en las mujeres más jóvenes», dicen los autores.

TABAQUISMO

Mes sin Tabaco

Francia pagará los parches de nicotina a quien deje de fumar

 

Nueva York propone aumentar de 18 a 21 años la edad para fumar

El Corte Inglés cambia fruta por cigarros

¿La imagen de parisinos sentados en la terraza de algún precioso café cigarro en mano, como epítome del estilo, le resulta demasiado familiar? El estereotipo podría estar a punto de cambiar. Al menos así se lo ha propuesto el Ministerio de la Salud de Francia al lanzar este mes de noviembre la campaña Moi(s) sans tabac (Un mes sin tabaco o Yo sin tabaco). A partir de ahora, el Ministerio reembolsará a los que abandonen el humo con el coste de los parches de nicotina hasta un máximo de 150 euros al año, además, por supuesto, del dinero que se ahorrará el futuro no fumador por dejar el vicio.

Según el Boletín Epidemiológico Semanal (BEH por sus siglas en francés) del ministerio galo, las probabilidades de dejar el tabaco aumentan un 67% cuando se hace en pareja, y un 35% más cuando el compañero del desafío es un amigo o un colega del trabajo.

Hasta 147.000 personas se habrían apuntado a la campaña según las cifras del ministerio, que ha abierto una página web a través de la cual los usuarios encuentran consejo y ayuda para esta ardua tarea en un país con 13 millones de fumadores de los cuales ocho quieren dejarlo. En esta web, se puede incluso calcular cuánto dinero le está costando al usuario el vicio en función de cuántos cigarrillos fume al día y el precio de cada paquete. Muchos ya habrán hecho el cálculo, pero seguramente verlo escrito debe causar más impresión. En cuanto al rembolso de los parches, bastará con que el (ex) fumador presente las recetas del tratamiento médico, firmado bien por un médico, una enfermera o un dentista.

Los primeros en apuntarse a la campaña en octubre, cuando los carteles y anuncios de publicidad empezaron a inundar el país, pudieron comenzar a recoger de forma gratuita unos “kits de ayuda” en farmacias, con un volante de preparación, una agenda de 30 días con consejos diarios y una tarjeta para calcular el ahorro obtenido. Según la ministra de Sanidad, Marisol Touraine, si el fumador consigue parar durante 30 días las posibilidades de dejarlo definitivamente “se multiplican por cinco”.

La campaña se inspira en el Stoptober británico, con el que cada mes de octubre desde 2012 el gobierno logra que cerca de 250.000 fumadores traten de dejarlo juntos, el doble de los que lo intentan en cualquier otro mes del año.

Touraine recordó durante la presentación de la campaña el pasado mes de octubre que el tabaco cuesta 78.000 vidas anuales y es la principal causa de muerte prematura en el país. Además, mientras que en el resto de países europeos este mal hábito se reduce, en Francia, al contrario, no deja de aumentar.

Por esto, el país parece estar declarándole la guerra a las tabacaleras y fumadores: el año pasado, el ayuntamiento de París impuso una multa de 68 euros a todo el que arrojara colillas al suelo, denunciando que los servicios de basura recogían 350 toneladas de restos de cigarrillos al año. Además, el gobierno aprobó a finales de 2015 un ley para establecer el llamado “paquete neutro”, reduciendo la presencia de la marca sobre la cajetilla al mínimo con el objetivo de hacerlas “poco atractivas”. La medida se implantó ya a mediados de mayo de este mismo año. Fumar ya no es sinónimo de estilo. Tampoco en París.

 

Cuerpo

¿Cuál es la mejor postura para dormir?

 

 

Dormir bien, levantarse mejor

10 consejos esenciales que le ayudarán a conciliar el sueño

“Dormir no es sólo un placer sino una necesidad”, mantiene la Organización Mundial de la Salud (OMS) que advierte que hacerlo poco y/o mal puede llegar a ser el mayor enemigo de la salud. Dejarse mecer por los brazos de Morfeo es esencial para recobrar la energía y afianzar procesos cognitivos -como el aprendizaje o la memoria-, entre otras funciones.

Cómo hacerlo, es decir, tener una higiene postural adecuada es determinante también para favorecer algunas funciones vitales y evitar posibles molestias musculares. En este sentido, cada día aumenta la bibliografía científica que relaciona las posiciones inadecuadas a la hora de dormir con la presencia de dolor.

Numerosos estudios tratan de esclarecer cuáles son las posturas más apropiadas y cuáles las más erróneas. Buena parte de los expertos coincide en que no existe la posición perfecta, ya que en muchos casos la colocación adoptada en la cama responde a las dolencias que padece cada persona (dolores de espalda, problemas de respiración, etc.).

“Conviene señalar que no existe la postura perfecta, sobre todo cuando se ha de mantener durante un periodo prolongado de tiempo. Nuestra columna -las vértebras que la forman- tiene unas curvaturas pensadas para repartir una determinada carga y presión. Como norma general, la mejor postura será la que mantenga estas curvaturas en su posición fisiológica”, afirma Fernando Ramos, miembro del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España.

Por su parte, el doctor Juan Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirón Salud de Madrid considera que “en principio, si se está sano, se debe seguir la tendencia natural. De hecho, por la noche cambiamos muchas veces de postura”. Y añade que “las más aconsejables son decúbitos laterales (de lado) y decúbito supino (boca arriba)”.

La correcta elección de almohada y colchón, según la postura en la que se duerme y la anatomía de cada individuo, es importante para evitar dolor cervical o lumbar.

De lado

Señalada por ambos especialistas como probablemente la postura más saludable, dormir de costado esquiva los dolores cervicales y de espalda, disminuye los ronquidos, mejora la respiración y reduce el reflujo gastroesofágico.

El decúbito lateral izquierdo es la mejor postura para dormir durante el embarazo. “Preferiblemente del lado izquierdo, puesto que impide la compresión de la vena cava y favorece el estado circulatorio de la placenta”, indica el doctor. En caso de lumbalgia, la posición fetal será la colocación más recomendada.

En esta postura, “la almohada debe tener un mayor grosor y densidad para dar soporte a la cabeza y que ésta repose alineada con el eje marcado por las vértebras. Si no es consistente, la cabeza puede caerse hacia el hombro de apoyo y generar molestias en la región cervical”, asegura Ramos. “El colchón debe tener firmeza para evitar que se hunda con el peso de la región pélvica, y que permita la alineación de las vértebras”, continúa.

Los contras de esta postura vienen porque el cuerpo puede reposar sobre las extremidades provocando presión y estrés en los nervios y músculos del brazo, al igual que si se duerme con el brazo hacia arriba detrás de la cabeza. Hay que tener especial cuidado si se tiene un hombro dañado para evitar descansar de ese lado. Para los más coquetos, la mala noticia es que la fricción del rostro con la almohada puede aumentar las arrugas en ojos, pómulos y barbilla.

Boca arriba

Es una de las posiciones más neutrales y “la segunda entre la población para descansar”, dice el fisioterapeuta. Previene el dolor de cuello y espalda, ya que la columna reposa recta y sin forzar. Además, debido a que el rostro no entra en contacto con la almohada minimiza las arrugas. A su vez, mantiene firme el pecho de la mujer.

En cuanto a la almohada, debe tener “la altura suficiente para evitar que la cabeza se caiga hacia atrás pero sin que suponga borrar la concavidad posterior de la columna. Tanto el occipital como la curvatura cervical deben reposar sobre ésta, permaneciendo la cabeza alineada con los hombros y el tronco”, expone Ramos. Mientras que “los brazos deben estar estirados a los lados o doblados sobre el cuerpo para reducir las compresiones sobre los nervios de las extremidades superiores en caso de que sobresalgan del borde de la cama”, señala Pareja.

Su mayor inconveniente es que “favorece los ronquidos y las apneas del sueño. En esta postura la lengua se desplaza hacia la faringe y disminuye la apertura faríngea, obstruyendo el paso de aire”, advierte el doctor.

Boca abajo

Sí hay alguna “postura poco recomendada es decúbito prono”, asegura el doctor, ya que “produce mucho estrés en la zona del cuello, por la excesiva rotación de la columna, afectando a músculos, articulaciones y nervios que salen de los diferentes niveles de la columna”, aclara el fisioterapeuta. Con esta postura se pueden sufrir tendinitis, lumbalgias, cervicalgias, etc. “La almohada, en este caso, será de escaso grosor para evitar el estrés en la región del cuello y lumbar”, aconseja Ramos.

“Está desaconsejada en los recién nacidos porque incrementa el factor de riesgo para el síndrome de la muerte súbita del lactante”, finaliza Pareja.

¡Ay, qué dolor de espalda!

 

Ocho de cada diez españoles tienen molestias de espalda, y es la primera causa de dolor de nuestro país. Aprende a prevenirlo.

El mayor grupo de riesgo de tener dolores de espalda es la población entre 30 y 50 años, como asegura Ramón Sánchez-Ocaña. Nadie se libra de sufrir algún episodio de dolor. Y es que cada vez más personas trabajan ante la pantalla de un ordenador. Y esto nos lleva a adoptar posturas inadecuadas. Debemos aprender a sentarnos y a colocarnos ante la pantalla. No permitimos que los respaldos de los asientos cumplan su función; es decir que sirvan de apoyo. Hay que insistir en la importancia de apoyar la espalda para evitar problemas.

 

Levantando peso

Para levantar peso no se debe flexionar la espalda. La espalda no es una grúa. Son las piernas las que deben soportar la carga, no la columna. La razón es simple: la carga es igual al peso por la distancia. Levantando un peso inclinándonos un poco para recogerlo es forzar la situación. Un peso de 20 kilos, cogido mal, hace una carga de 340 kilos.

La recuperación

Creemos que si sentimos dolor en una articulación, movernos va a empeorar la situación. “Y no es verdad”, nos explica la fisioterapeuta Carmen Bando. Puede doler, pero hay que moverse, poco a poco y de manera progresiva; es esencial para la recuperación. Un dolor articular no pide necesariamente reposo. Bando dice tajante: “Contra el dolor de espalda, concluye, movimiento e higiene postural”.

Refuerza la mosculatura

•La Fundación Kovacs, especializada en los problemas de columna, recomienda:

•Mantente activa y evita estar todo el día sentada. Si no, perderás fuerza en la musculatura de la espalda y aumentará el riesgo de dolor. Haz ejercicio habitualmente. Cualquier ejercicio es mejor que ninguno.

•Calienta los músculos antes de hacer ejercicio y estíralos al terminar. Si te duele la espalda, no te derrumbes. Es muy probable que se deba a que tus músculos no están trabajando bien. Evita el reposo, lleva una vida lo más normal posible.

Higiene postural Debemos vigilar la forma de sentarnos ante el ordenador. Hacerlo lo más atrás posible en la silla y apoyarnos en el respaldo. Mantener la espalda relativamente recta y los brazos o codos apoyados. Cambiar de postura y levantarse cada 45-60 minutos (aunque sólo sea para dar unos pasos). Si vas a estar leyendo mucho tiempo seguido, usa un atril. Si usas el ordenador de manera prolongada, coloca la pantalla frente a los ojos y a la altura de la cabeza.

ESTRÉS

 

Soñar con estar estresada: cuando el estrés no te deja ni en sueños.

El significado de los sueños: distintas maneras de soñar

Qué significa soñar con estrés

Tú preferirías soñar con desconectar en un entorno tranquilo y relajante, pero tu subconsciente no está por labor y el estrés no te deja ni en sueños. Soñar que estás estresada es uno de esos sueños que reflejan claramente tu momento vital y al que debes estar atenta para frenar cuanto antes. Descubre en nuestro diccionario de sueños qué significa soñar con estar estresada.

Cuando tienes estrés hasta en sueños

Esas mil tareas pendientes, esas responsabilidades de más, ese ritmo frenético que llevas en tu día a día hacen que en tus sueños no puedan aparecer escenas de bienestar y relajación como el mar o un lago o un parque. Sigues estresada en sueños y no tienes que buscar mucho para encontrar el significado de este sueño, porque lo importante no es lo que significa, sino lo que tienes que hacer al respecto.

Soñar que estás estresada es la forma que tiene tu subconsciente de avisarte de ese problema de estrés para el que no has tenido tiempo de ocuparte. El estrés y la ansiedad son problemas importantes que pueden arruinarte la vida y que en muchos casos suponen la antesala de una depresión. Tal vez pienses que no tienes tiempo para pararte ahora mismo, pero tu sueño te lo está pidiendo.

(más…)