“Sé que nunca te enamore”

 

 

Sé que nunca te enamore, también sé que nunca te emocionabas cuando escuchabas mi nombre, ni tampoco te moví el piso, causando reacciones lindas en tu mente… Sé que estando lejos no te acuerdas de mí, tampoco me extrañas. Perdí totalmente la cabeza por ti, te busque y te busque… y tu más te alejabas. Escuche miles de consejos, y seguí haciendo lo mismo, te lloré, te amé, te esperé, te extrañé, te volví a llorar, y me volviste a hacer mal y yo seguía en lo mismo. No es fácil olvidar así de la nada cuando se ama, tampoco es fácil fijarse en otra persona, cuando tienes a alguien en la cabeza. Tú nunca entendiste lo que yo sentí por ti, nunca fuiste capaz de ver que te quería de verdad, que siempre pensaba en ti, y que nunca estuve tan pendiente de alguien como de ti, de como me preocupada cuando estabas mal, pero todo se supera, todo pasa. Al principio duele, obvio, cuesta, e incluso arañe las paredes para evitar buscarte, pero sé bien que ahora eres feliz, sé bien una cosa, puedes estar con quien se te cruce, pero si hay algo que doy por seguro, es que jamás nadie te va a amar, cuidar y valorar como lo hice yo.  Sé que jamás nadie te llorará de aquella forma en la que yo lo hacía.

 

 

 

 

 

Dicen que la distancia es el olvido

 

Hay un dicho que dice , la distancia es causa de olvido…….

No… Es tan solo un precepto pero yo no lo acepto, porque mi corazón aprendió a amar en la distancia, a respetar y a esperar el tiempo justo como cuando se dan las rosas y el trigo. La distancia me enseñó a meditar y concienciar como será el día en que dos almas enamoradas se puedan encontrar, me ha enseñado también la distancia a conocer el alma y a tocar corazones.

 

 

Por medio de la expresión escrita, “letras de oro” les llamo yo, he aprendido a encontrar en cada una de las mismas el significado justo de las cosas, que las letras no solo quedan impresas en el papel o en un ordenador virtual, sino en el alma misma de quienes escribimos un sentimiento.

Por esto aseguro que la distancia no es ni será nunca el olvido, creo y aseguro que en la distancia se unifican criterios, se identifican almas por más lejanas que se encuentren, y se encuentran del mismo modo seres de luz en quienes se puede confiar, a quienes se puede amar y respetar, seres bellos que pueden ser tus mejores amigos y ¿por qué no? grandes amores.

 

 

Yo en la distancia los leo, los disfruto, los voy conociendo por medio de sus letras de oro, por sus expresiones escritas y por ese amor que veo -aún sin ver – salir por cada uno de los poros de su piel y de ese corazón tan real como el mío que dentro de nuestros pechos late con el amor más puro y limpio tal vez no encontrado aquí en mi realidad.

 

Nunca dejes de soñar

 

 

“Podrán quitarme el sueño, pero nunca podrán quitarme las ganas de seguir soñando.” (Shoshan)

En muchos momentos de la vida, pareciera que nada tuviese sentido y que sin importar lo mucho que intentemos hacer bien las cosas, todo nos sale mal, fatal…

Lo podemos tener todo en contra, incluso a las personas que más debieran apoyarnos, pero nunca dejemos de soñar.

Debes tener sueños y esperanzas, creer que todo lo que quieras lograr en la vida lo puedes conseguir, porque tienes esperanza e ilusión.

 

 

  • Nunca permitas que nadie te quite el derecho de lograr tus sueños,porque ello es el motor que te hace seguir adelante.

  • Nunca permitas que alguien se sienta con el derecho de dominarte de tal manera que te anule,eso no lo debes consentir. Recuerda que la vida es demasiado bonita como para que la vivas encerrada sufriendola incomprensión de alguien que apareció en tu vida y se adueñó no solo de eso sino hasta incluso de tus pensamientos.

  • Nunca abandones tus sueños, mientras creas que puedes lograr tus metas inténtalo una y otra vez, que nadie te detenga, cierra tus manos y agarra todos esos sueños y no lo sueltes, ponlo en tu pecho como si fuese una joya valiosa, y guárdala en tú corazón, porque tus sueños sí son valiosos.

  • No esperes que las cosas que deseas vengan de la nada hacia ti,NO… tú persíguelas, con todas tus fuerzas busca aquello que te haga ser una mujer feliz.

  • Nunca sientas que has perdido porque algo no salió bien una vez, siempre hay que volver a intentarlo, que la perseverancia es lo más importante de una persona, se puede ser muy inteligente pero si no tienes constancia para hacer las cosas, nunca lo vas a lograr.

  • Comienza cada día como si fuese el primero del resto de tu vida, siempre con esperanza, alegría y mucho amor para repartir,para que así tu corazón esté contento y satisfecho por cuanto lo intentas hacer lo mejor posible.No permitas que nadie te robe esa alegría que llevas dentro de ti. Tú tienes la fortuna de de tener mucho amor, muchas ilusiones y mucho sueños, no lo desperdicies.Cada día intenta aprender algo nuevo, mira los días en colores, que lo opaco no le gane a la belleza que tienes frente a tus ojos. Recuerda que cada vez que aprendes algo nuevo tu mundo se amplía y avanzas en la vida y puedes disfrutar de mayor satisfacción por quien eres. No hagas nada que te disminuya, te mereces todos los sueños del mundo.

  • Lo que te quita el sueño, no lo tomes en cuenta, bórralo de tu mente, retenerlo es malo para el alma, siéntete feliz con quien eres, tienes la capacidad de aprender de tus errores, no dejes que los malos sentimientos como el orgullo y la vanidad empañen tu bello corazón. Tampoco te pongas triste por aquellos que no quieren que te sientas bien, no valen la pena, una persona que te ama de verdad, te acompañará a soñar y volará contigo tan alto como puedas, no te soltará y allí sabrás cual es tu verdadero amor, será aquel que te apoya en tus planes y en tus deseos. Cuida a esa persona, lo demás sólo es humo que se va dispersando con el tiempo.

 

Me gusta cuando callas (Pablo Neruda).

 

 

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

 

 

POESIA DE AMISTAD

16-1iiiiii

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices
por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar,
mas otras apenas vemos entre un paso y otro.
A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.
El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá,
que nos muestra lo que es la vida.
Después vienen los amigos hermanos,
con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.
Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.

Mas el destino nos presenta a otros amigos,
los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino.
A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón.
Son sinceros, son verdaderos.
Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz.

Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón
y entonces es llamado un amigo enamorado.
Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.
Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo,
tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas.
Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro,
durante el tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes,
aquellos que están en la punta de las ramas
y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas,
algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.
Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca,
alimentando nuestra raíz con alegría.
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad.
Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única.
Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevarán mucho,
pero no habrán de los que no nos dejarán nada.
Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida
y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.